¿Qué cámara comprar?

Foto de Garance Doré
Foto de Garance Doré

 

Cuando uno empieza a aficionarse a esto de la fotografía y se plantea dar el salto a la réflex digital, comienzan a surgir infinidad de dudas ante los tropocientos mil modelos de cámaras que existen en el mercado.  Decidirse por una sin volverse muy loco no es tarea fácil entre tanto foro y review en los que nos gusta investigar.

Tras experimentar desde pequeña con las analógicas de mi padre, empecé a montar un pequeño equipo fotográfico que, aun siendo de lo más básico, ha cubierto bien mis necesidades hasta el momento. Para empezar, y a falta de iluminación, me parece suficiente:

Canon 1000D, objetivos 18-55 mm, 55-250 y 50 f/1’8. Parasol ET-60.

Y es que, después de muchos años practicando la afición de acribillar a preguntas a cualquiera que cámara en mano se parara a mi lado, he sacado al menos tres cosas en claro, en las que casi todos coincidimos y que quizá te ayuden a aliviar un poco esa angustia vital ante el momento de LA DECISIÓN.

1. ¿Canon o Nikon?

Reducir la elección exclusivamente a estas dos marcas puede parecer un poco simplista e implica aceptar el duopolio que ambas ostentan. Pero seamos sinceros: el eterno debate gira siempre entorno a ellas.

No puedo posicionarme claramente a favor de ninguna porque, aparte de ser innecesario, es tan complicado como elegir si quieres más a papá o a mamá. La calidad de imagen es similar y entre los propios expertos no hay consenso de que una marca sea mejor que la otra. Yo aprendí con una Canon y por eso hoy en día el manejo de sus menús y parámetros me parece más sencillo, pero no quita que aquel que tenga una Nikon también esté enamorado ella.  De modo que no sirve de mucho encenderse en acalorados debates Nikonistas vs Canonistas; te inclines por la que te inclines vas a acertar. Cuando lo comprendí  me quité un gran peso de encima.

2. La más grande y cara no siempre es la mejor

Creo que es fundamental tener una cámara que esté al nivel de tus conocimientos. Enfrentarse de primeras a la famosa Canon 5D puede dejarte tan traumatizado que tus ganas de fotografiar desaparezcan de un plumazo. No vas a hacer mejores fotos con ella, al contrario, probablemente no seas capaz de hacer ninguna.

Si partes de cero la mejor opción es ir a una gama de entrada, que no quiere decir “peor”. Canon 1200D o Nikon D3200 son las opciones que yo barajaría en este momento. No sobrepasan los 500 euros y son perfectas para aprender. Si quieres algo más ligero la Canon 100D también puede ser adecuada.

Cuando manejas perfectamente una cámara en manual y tienes algo de experiencia, las semiprofesionales pueden estar a tu alcance. La Canon 700D es ideal para este momento en el que tus conocimientos están asentados. Los modelos D5300 y D7200, ambos de Nikon, también son buenísimas opciones y te permiten disparar en un escalón superior.

Road-Map
El último nivel suele estar reservado a los fotógrafos profesionales, a los que se ganan la vida con ésto. Canon 5D Mark II o Nikon D3s son cámaras muy avanzadas, full frame, con características complejas cuyo precio suele superar con creces los 1.000 euros. Hay que estar muy seguro para invertir en una de ellas, a riesgo de acabar usando sólo el 10% de sus posibilidades. Comprarla sin tenerlo del todo claro creo que es algo así como ir al trabajo en autocaravana… Es mucho más grande, espectacular y completa que un coche pero, ¿es necesario?, ¿no tenían suficiente antaño con una Leica?

camaras
Con mi Canon 1000D, básica dónde las haya y con más años que Matusalén, he aprendido todo lo que sé. Y aunque sigue intacta a pesar del tiempo, ahora que siento que la he exprimido al máximo, planeo dar el salto a una Canon 70D o viniéndome muy arriba a la 6D.

3. Y resulta que lo importante es el objetivo…

Mil quebraderos de cabeza para dar con tu modelo de cámara “perfecto” y cuando por fin la tienes colgada al cuello comienzan a decirte (y tú mismo te das cuenta) que lo fundamental en toda esta historia es tener un buen objetivo.

Realmente la cámara es sólo el 50% de la ecuación. Ahora toca decidir qué tipo de fotografía quieres hacer, cual es la que más te gusta. Porque no es lo mismo si tu interés se centra en los paisajes, en los retratos o en la fotografía macro. Existen objetivos “todoterreno”, pero son las lentes especializadas las que ofrecen mejores resultados. Aunque ya desvelo arriba los objetivos por los que yo he apostado, creo que el tema merece un post aparte la semana que viene.

¿Qué cámaras tenéis vosotros?, ¿Cuáles son vuestras recomendaciones? Todas las opiniones serán bienvenidas :)

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *