La foto profesional perfecta

IMG_8075
Todas las fotos son mías / All pictures are mine

Mi amigo Rubén es un currante trotamundos nato. De las muchas cosas que de él admiro, siempre he “envidiado” su valentía para traspasar los límites de la dichosa zona de confort y dejarse ir hasta donde su brillante currículum le lleve.

Después de Madrid o Hamburgo ahora vive en Oxford, donde trabaja para TripAdvisor. La última vez que paró por España quedamos para vernos y me pidió que le hiciera unas cuantas Fotos Linkedin: como llamamos nosotros a las imágenes que suceden siempre a las de la orla.

Por supuesto que en un currículum vítae la foto no es lo más importante. De hecho el modelo anglosajón desaconseja su uso y en algunos países como Estados Unidos es incluso ilegal, pues la propia cultura empresarial defiende que sean los logros y aptitudes del candidato los que hablen por sí solos al margen de su aspecto físico.

Pero si optamos por dar la cara y salir del anonimato, al menos que la foto que elijamos sea un buen reflejo de la imagen profesional que queremos transmitir. Divagando sobre el tema con Rubén (y mientras nos poníamos de acuerdo sobre cuál era su lado bueno) asentamos, así en una tarde, los pilares de nuestra foto curricular perfecta:

Indumentaria

Vestirse es en sí un ejercicio de presentación diario ante el mundo y transmite más señales de personalidad, posición y estado de ánimo de las que imaginamos. Por ello no es necesario renunciar al estilo propio justo en este momento, ni  disfrazarse de ejecutivo si no lo eres. Eso sí, dentro de los gustos personales es importante transmitir una imagen limpia, neutra y formal.  Huir de los mil complementos y del exceso de maquillaje.

vaqueraoktw

Postura

El clásico cruzamiento de brazos otorga siempre una prestancia que ni nosotros mismos nos creemos… Es la pose profesional por excelencia y soluciona muy bien el tema de las manos porque;  ¿hay alguien que sepa qué hacer con ellas cuando le están haciendo una foto? Lo cierto es que, como entre todos la tenemos ya muy manida, podemos sustituirla por la variante mano al bolsillo del pantalón, que además nos ayudará a mantener la espalda un poco más recta.

Apoyarse sobre alguna pared o una mesa es también otro pequeño truco para los que se encuentren menos cómodos ante la cámara. Si prefieres estar sentado recuerda de nuevo la importancia de permanecer bien erguido. (Tú no eres de los que se recuesta en la silla delante del ordenador…)

postura okbn


Los selfies mejor para Instagram

Al menos aquellos en los que tu brazo aparece alargándose tanto como puede para sujetar el móvil. Lo ideal es contar con un fotógrafo y una buena cámara que te aseguren imágenes de calidad, ya que una foto pixelada o borrosa transmite una imagen un tanto “chapucera”, de no mucha profesionalidad.

Si no tienes acceso a nadie que sepa manejarse con las cámaras (¡aquí tienes a una!) y no te queda otra que recurrir forzosamente a la autofoto, es preferible usar disparadores a distancia o programar un temporizador (y salir corriendo).

¿Dientes, dientes?

Sonreir o no sonreir, he ahí la gran cuestión. Lo fundamental es que tu cara transmita una expresión agradable,  ya que el objetivo de todo esto es que seas (¿o parezcas?) una persona con la que a los demás les gustaría tratar.  Es importante que tu gesto no sea forzado, así que si enseñando los dientes sientes que te falta naturalidad, mejor no los enseñes y quédate sólo con una media sonrisa.

Y recuerda que, como siempre, la virtud está en el término medio. Así que no estés tenso y juega con la mirada, porque con ella también puedes transmitir amabilidad o simpatía. En definitiva, preocúpate más por salir relajado que guapo.

Escenario

El estándar dicta un fondo blanco nuclear estilo foto de carnet que a mí personalmente me resulta bastante aburrido. Creo que cualquier otro color que coloques detrás, siempre que sea liso y uniforme, otorga un poco más de personalidad al retrato. Grises, azules, negros o incluso paredes de pizarra o ladrillo, harán que tu propia imagen destaque mucho más.

Y si el sector para el que buscas empleo te permite cierta informalidad, puedes atreverte a salir del decorado fijo. Una cafetería, un parque, unas escaleras… Proporcionan a la imagen un aspecto mucho más humano y real. El resultado es lo que Rubén y yo bautizamos como “foto de contraportada” (muy apropiada para cuando escribas tu primer libro.)

IMG_4875rrtw

IMG_4862rtw

IMG_4872ctw

Luz natural

Apaga todas las bombillas, lámparas, flexos, halógenos, focos y/o fluorescentes de tu casa y por favor, ¡abre la ventana! Aunque no soy ninguna experta en iluminación, si de algo estoy convencida es de que la luz del sol, aquella que inunda todos los rincones de la habitación si subes hasta arriba las persianas, es sin duda la más bonita y favorecedora que existe. Evita únicamente que sea la del mediodía, porque puede resultar demasiado fuerte. Y coloca el sol preferiblemente a tu espalda.

Tan segura estoy de ello que siempre insisto a la gente parar poder hacerle fotos en plena calle. A Rubén le convencí rápido y el resultado es más que evidente… ¡Mis favoritas sin duda!

IMG_4961CBNtw

IMG_4899bntw

IMG_4959BNtw

¡Gracias Rubén! Y por lo de las fotos también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *